28.9.11




75% merino extra fino, 20% de seda, 5% de cashmere. Uno del derecho, otro del revés, uno del derecho, otro del revés... Punto arroz. Como me enseñó mi suegra.

...y hablando de lanas! Natàlia explica algo muy interesante y divertido aquí.

26.9.11


Las nuevas bolsas de mano ya llevan unos días en la tienda. Esta vez súper conjunatadas con las Sac... no os quejaréis, eh?


Este sitio que todavía me hace vibrar, aún habiendo pasado tres años, esta ventana llamada "blog", la semana que viene estará de aniversario. Para ello, estoy preparando algunas cositas... me acompañaréis?

****************************

New clutchs in the shop! A good partner of Sac Bag :)

Next week is the blog birthday. I'm preparing some little surprises. Will you join my celebration?
El huerto cuando el calor deja de aplastar.





Tengo unos pimientos gorditos que, finalmente, se han vuelto rojooooos!!

Tenemos varias lechugas junto a una mata de clavel de moro. Leí en el balcón verde que iba bien para atraer al pulgón, es decir, el pulgón se queda con el clavel, y deja tranquilas a las lechugas. No sé si es porqué el calor ha bajado y las plagas son menos fuertes, pero ha funcionado.

También tengo judía verde. Es un poco tarde, pero tengo esperanza en que el frío fuerte va a tardar.

*****************************

I have chubby red peppers, some mixed lettuce and three little bush bean. This is mi garden when the heat is less!

24.9.11

Las primeras horas de un otoño que apetece



Por fin: Bienvenido otoño!
Y un precioso y adecuado collar. De Ameskeria, hecho con las manos de Leire.

*********

Finally: Welcome autumn.
And an appropiate and beautiful necklace. By Ameskeria.

20.9.11

Me está costando empezar a escribir los detalles de nuestro "crafty trip". Tengo mucha información, muchas fotos y muchas impresiones. En este post os hablaré de nuestros hallazgos, todo lo que, humildemente y desde mi punto de vista, mereció la pena de los sitios que visitamos. Estaré muy feliz si algún día os puede ser útil. Nada más lejos de pretender despertar "envidia" ni ilustrar que somos las más guays del mundo, solo ésto: compartir los hallazgos :)

Ha sido un viaje muy especial, tranquilo y enriquecedor. Especial porqué, desde que tuve a los niños, yo no había dejado el nido (lo sospechaba, pero ahora ya he comprobado que marido y niños sobreviven sin mi!!). Tranquilo porqué hemos hecho un trío, a la vez que dispar, equilibrado y respetuoso con los ritmos de cada una. Y enriquecedor porqué nos hemos echado un montón de risas, hemos disfrutado de horas para filosofar y reflexionar sobre blogs, handmade, estilo de vida... mientras que también hemos tenido espacio para el silencio.


La historia empieza cuando a Inge (que, todo hay que decirlo, es mentalmente muy activa y una mujer súper organizada... y a quien yo no conocía antes!) se le ocurre la idea de este viaje. Inge se lo cuenta a Ariadna (con la que tengo muy buena relación) y ellas me lo proponen a mi (y a alguien más que, esta vez no, pero seguro que vendrá en próximas ocasiones). Ésto es lo primero que me hace mucha ilusión, que hayan pensado en mi como compañera de aventura. Yo digo sí sin pensarlo, digamos que, teniendo las fechas libres, era demasiado difícil resistirse al plan.

Hemos pasado el verano, mail para arriba mail para abajo, organizándolo todo (repito, Inge es una gran planeadora de viajes, no como yo, que me despierto el último día!) y finalmente llegó el día 15.

Salí de casa muy, muy, muy temprano, sin apenas haber dormido por los nervios y el madrugón, cargada con mi bolsa de viaje en el hombro, medio vacía, porqué pretendía devolverla llena de cosas interesantes y regalitos para la familia. Era de noche, de vez en cuando pasaba un coche solitario, y los aspersores del parque silbaban.

...un tren, un taxi, un avión y un par de trenes más...

Nuestra primera parada fue Bath, una tranquila ciudad, muy señorial, muy hermosa.




Allí visitamos The Makery, una pequeña tienda, muy conocida por los crafters de la zona. The Makery goza de gran prestigio ya que, aparte de tener un surtido de material especial para la costura, tiene, en otro local con el mismo nombre, un espacio donde se imparte una amplia carta de cursos.





Inge nos llevó hasta Cath Kidston.

Cath kidston es una gran cadena de tiendas en Inglaterra. La gracia es que, de momento, solo están en Inglaterra, así que, de alguna forma, se trata de un producto muy autóctono aunque de manufactura un poco dudosa... aún así, me encantó sumergirme en aquel aire tan british y disfruté un montón con sus telas y estampados.

Cenamos en un pub muy auténtico: aros de cebolla, mini hamburguesas, bacon con queso y cerveza caliente (espantosa!).





A la mañana siguiente, el plato fuerte de nuestro planning era conocer al equipo de Mollie Makes.

Mollie Makes es una revista del craft nueva que, en muy poquitos números, está subiendo como la espuma! Para que saboreéis su aire, os dejo este vídeo promocional que hicieron (la ciudad que aparece es Bath, y el espacio creativo The Makery).

Fueron muy amables con nosotras, compartimos un buen rato de charla agradable, intercambiamos puntos de vista y hablamos de proyectos futuros. Todo eso en el Jacob's coffee house... el carrot cake estaba de muerte!

Y después tuvimos la suerte de que nos enseñaran su redacción, y nos quedamos alucinadas de ver como un equipo tan pequeño conseguía sacar una publicación mensual.




Subiendo Broad Street, cuesta arriba cuesta arriba, en la acera de la derecha, cuando ya parece que no hay ningún comercio, encontramos una tienda que me robó el corazón. Y creo que fue tal el impacto, que se me fue el santo al cielo y no retuve el nombre del sitio. Lo siento!

Un buen rato después de llamar al timbre, una alta abuelita alemana, que hablaba un inglés muy brusco y sonreía con unos dientes perfectos, nos abrió la puerta. Y parecía muy feliz de recibir una visita aquella mañana. Entre lámparas de cristal, vestidos del siglo XVIII, pedazos de tejidos ricos del pasado, bordados espectaculares y pasamanería en colores que ya no existen, nos fue enseñando algunas de sus piezas más preciadas. Nos reñía divertida si tocábamos las telas con poca delicadeza, y nos enseñaba como hacerlo para que nos se estropearan.

Tanto la señora como el entorno, eran de una singularidad emocionante. Y todo lo que acumulaba allí tenía gran valor, un valor que con el paso del tiempo se va deshilachando.

Juntando unas libras, pude comprarme un quilt a medio empezar de los años 20/30... no estoy segura de que sea tan antiguo como me lo vendió la señora, pero aunque tenga 20 o 30 años más, me da igual, es precioso y se intuyen en el las manos delicadas que lo hicieron. (Otro día le saco unas buenas fotos y os lo enseño).




En Old Orchard Street, se encuentra Wool, una pequeña tienda con un gran surtido de lanas. El ambiente es muy acogedor.





En la misma calle de Wool encontramos una mercería. Entramos por casualidad, ya que su apariencia exterior no invita especialmente a ello: un escaparate chiquitín con cristales poco nítidos, repleto de cintas desordenadas, polvo y retalitos esparcidos. Pero aún así algo nos impulsó a entrar, y una vez dentro, la señora nos invitó a pasar a la trastienda... y la que parecía una mini mercería de pueblo, se convirtió en una enorme sala de telas! Montones de piezas por todas partes en un espacio precioso! creo que, si no fuese porqué teníamos que coger un tren de vuelta a Londres, Ariadna y yo nos hubiésemos quedado a dormir en ese rinconcito de Bath ;)





Y no quiero dejar Bath para seguir hablando de Londres, sin recomendar The Henry, el "hostal" en el que nos hospedamos. Porqué estaba limpio, el personal era agradable, el baño muy nuevo y no tenían colchas de estas que acumulan generaciones de ácaros. Y además, súper céntrico.



...un tren, el metro y llegada a King's Cross!


Nada más llegar a Londres y dejar la maleta en el hotel, camino de CoventGarden, fotografié esta ristra de casas para poderles explicar a los niños que había visto la casa donde había vivido Wendy y enseñarles la ventana por donde entraba Peter. Soy muy peliculera con ellos, siempre le pongo mucha salsa a las cosas... espero que de mayores no me lo tengan en cuenta!

Y ya cuando oscureció, comimos fish and chips, en la calle, sobre unas mesas de madera del mismo establecimiento. Riquísimo!





A la mañana siguiente, temprano, nos fuimos, mapa en mano, hasta The Make Lounge. Aquí tenéis más información.

The Make Lounge está a las afueras de Londres, linda con un barrio residencial poco conocido pero que nos encantó. The Make Lounge tiene una tienda on-line muy potente, por eso nos pareció que el espacio físico, aunque súúúúper bonito, tenía un surtido de material un poco pobre.... eso sí, tienen una gran e interesante selección de libros.

En una sala preciosa que está junto a la tienda, imparten clases. Aquel día un numeroso grupo de alumnas aprendían a hacer una bolsita with zip! Me quedé embobada, escuchando y mirando desde una esquinita, pensando que qué dulces sonaban las explicaciones en inglés!





Por las pintorescas callejuelas del barrio de Islington, entres puestecitos de antigüedades, gente muy singular y pequeños comercios, nuestros pasos nos llevaron hasta Loop, el paraíso de cualquier persona que adore el punto o el ganchillo.








En Loop, aparte de kilos y kilos de ovillos, tienen un montón de libros y "herramientas" para el tema. El espacio es precioso, son dos plantas, amplias y luminosas. Las chicas que te atienden son muy amables y grandes conocedoras en su materia.

La tienda cuenta con un sofá junto a una ventana soleada y un par o tres de butacas hermosas para que te sientes a consultar sus libros o a darle a las agujas y al ganchillo.

Era sábado por la mañana y la tienda estaba abarrotada! Vimos desfilar tanto chicas muy jovencitas, como señoras mayores.




Y finalmente atravesamos la ciudad en metro para acercarnos hasta Notting Hill. Estaba imposible de gente! Claro, sábado al mediodía. Pero aún así, se respira un aire tan chic y bohemio (vale, también un poco pijo), las casas y casitas son a cual más preciosa, tiene tanto color y vida, que caí rendida a los pies de este barrio popularizado por una película.

Inge (os estáis dando cuenta de que es la persona más sabia del mundo en cuanto a direcciones chulas???) nos llevó hasta dos sitios a los que, si tengo ocasión, volveré con toooodo el tiempo del mundo. Uno es Books for Cooks, preciosa y acogedora tienda SOLO de libros de cocina, con un pequeño restaurante. Una recomendación: si vais, no lo hagáis al final del viaje, os arrepentiréis de haberos gastado las libras en otras chorradas. Justo enfrente de Books for Cooks encontraréis The Spice Shop, brutal lo que se acumula en una tienda tan humilde, una experiencia para el olfato. Tienen tienda on-line.



Y después de sus aventuras, el trío lalalá ya vuelve a estar en casa, con sus rutinas y sus empeños, eso sí, todo tiene un colorcito distinto.Estoy delante del teclado contenta, llena y muy convencida de que en Barcelona (o en el lugar de cada uno) tenemos alguna ruta no demasiado distinta a esta... solo necesitamos tiempo para dedicarnos a ello :)

19.9.11

And then, London.












Mientras preparo un post abarrotado de direcciones, links y sensaciones al que podáis acudir si en algún momento se da el caso, os dejo fotos de estos días. Ha estado guay :)

*******************************

While I'm preparing a post full of addresses, links and feelings, I give you some pictures of the last days. It was fun :)