18.4.11

diumenge de rams






No vamos a misa los domingos, nuestros niños no están bautizados, y confieso no saberme el padrenuestro... pero será que soy una mujer de tradiciones! Así que, también el domingo de ramos, me gusta sentir que, vestidos "de guapo", nos acercamos a la plaza para bendecir palmas y palmones y laurel... Me gusta este encuentro con la familia, en la misma plaza de "toda la vida", envueltos de caras conocidas y caras nuevas... Será que soy mujer de tradiciones, o que los niños nos proporcionan la oportunidad de repetir recuerdos reconfortantes de nuestra infancia.

7 comentarios :

ibb dijo...

La calle estaba llena de ramas de olivos...hay cosas que siempre están ahí.

bebybo dijo...

a mi me pasa lo mismo, ayer tuvimos un día de esos, llenos de tradiciones tambien

Atelier e-Couture dijo...

Sin duda las tradiciones son muy lindas, son parte de nuestra historia, de quienes somos, y algunas son divertidas, o romanticas... Los ramos de olivos y el amarillo tambien son muy lindos ;)

maria oliver dijo...

tampoco hay nada malo en seguir con las tradiciones, al fin y al cabo forman parte de nuestra trayectoria histórica no??? (vamos que no aporto nada nuevo en mi comentario, por lo que veo es opinión general)

yo estaba sentada en una terraza muy cerca de una Iglesia, y la verdad es que era precioso ver ese "ramo" gigante de palmas, laurel y olivo...

un saludo

Anónimo dijo...

Siento lo mismo que explicas. No soy creyente aunque mis padres sí y he vivido todas estas celebraciones desde pequeña.

El domingo mi hijo mayor (6 años) me preguntó porqué llevábamos palmones. Yo, en ese momento de creatividad para dar respuestas a las preguntas de tus hijos, le dije que era como llevar una flor y celebrar estar con las personas a las que quieres.

Gracias papás por transmitirme esa ilusión.
Lolars

diplodoc dijo...

En mi casa nunca se ha celebrado este día ni me han comprado nunca una palma y eso que yo la pedía de pequeña porque veía a los demás niños con ellas.

Por eso, cuando nacieron mis hijos me entraron unas ganas enormes de comprarles los palmones y seguir la tradición que yo no había seguido, pero después pudo más la razón y decidimos no hacerlo si no lo sentíamos, aunque reconozco que algunos años casi caigo en la tentación porque me gusta ver a todos los niños tan contentos con sus palmas...

Violette dijo...

exactament! repetir records de la nostra infantesa... això és el que va ser per mi repetir les tradicions amb la meva filla i ho vaig viure molt feliçment. :)