27.9.10

plaers del cap de setmana




Mi padre tiene un campo de olivos y almendros. Cuando este fin de semana me ha pescado fotografiando los árboles, me ha dicho: "Hija! Tienes que hacerles fotos en primavera, que están en su máximo esplendor, no ahora, que es su momento de decadencia!". Quizás es cierto, per a mi también me parece su momento más generoso, cuando doblan sus ramas aguantando con todas sus fuerzas el peso de las almendras recubiertas por la piel peludita que se abre; su momento más tranquilo, cuando permiten que sus finas hojas se vayan doblando y oscureciendo; su momento más sabio, cuando bajo el sol de otoño, van esperando impasibles la llegada del invierno.

Por cierto! mi padre me explicó que esta almendra redondita es la más preciada, la almendra marcona. Sí, la del turrón!

5 comentarios :

Sonia dijo...

Me encanta ver como aprovechas los paseos otoñales. Son estupendos. Saludos.

Mònica dijo...

Quina mirada tan meravellosa que tens, i veure com aprecies els detalls és genial. No em canso de llegir-te.

Una abraçada,

Mònica

Marieta dijo...

Quin plaer gaudir d´aquest paisatge ;-}
petonets

covi dijo...

qué guapo que has visto esa belleza interior de las almendras!! :) son muy bonitas las fotos

ameskeria dijo...

bendita decadencia