19.9.14

de conservas y recetas



El año pasado os contaba que la segunda mitad del verano, cuando miro el calendario colgado en la nevera y veo que el otoño ya no está tan lejos, me da un ataque por hacer conservas. Transformo nuestra cocina en un almacen de frutas y verduras de temporada, en un laboratorio de olores y sabores, en una herbolario lleno de ramilletes colgando con las hierbas que recojo en las macetas. Este año he llenado la despensa de mermelada de ciruela, de fresas y mora, de tarros de salsa de tomate... He hecho chucrut con una receta de Montse Bradford, he secado salvia, hierbabuena, estevia, melisa, y la he puesto en tarros bajo la etiqueta "hierbas de terraza", y he hecho un paté de berenjena del que os dejo la receta porqué estoy convencida de que todavía podéis encontrar buenas berenjenas en el mercado.

Es muy sencillo. Se trata de asar unas tres berenjenas (si queréis hacer menos cantidad, con una sola berenjena y un cuarto de cebolla será suficiente). Hacéis unos cortes en la berenjena e intriducís unos gajos de ajo (a gusto). Lo rocíáis con aceite de oliva, espolvoreáis sal y un poco de comino, y al horno. Después solo tenéis que pelar la berenjena y la cebolla y triturarlo todo, podéis hacerlo con un tenedor o con una picadora, personalmente me gusta hacerlo con la picadora, aunque lo paso poquísimo para que no quede en plan puré. Los ajos podéis triturarlos o apartarlos según os parezca. Más fácil imposible :)

Que tengáis un buen fin de semana, el último de este verano!



17.9.14

Recta final



Ya está todo listo para el shooting de la nueva colección! Faltaba aclararme un poco con las prendas que va a vestir nuestra preciosa Vero, pero una vez decidido, ya solo me queda cerrar la maleta. Aprovecharemos el viaje a tierras gallegas para exprimir al máximo las horas de Mónica Bedmar y hacer también la sesión de fotos de las Mochilas Norte (que saldrán a la venta en Noviembre). Y tengo la suerte de que Joan y Dani de Slow me acompañan en este vuelo, porqué sin que ellos apadrinaran de nuevo las Norte, no veía yo muy claro lo de sacar una nueva hornada...

Hasta mediados de la semana que viene pues, estaré un poco ausente, pero podéis seguir nuestras azañas en Instagram. Ah! Y os he dejado un post sobre conservas, si todo va bien saldrá el viernes, y lleva una recetilla de esas tan fáciles que os servirá para despedir el verano y su abundancia hortelana.



10.9.14

El estudio en Septiembre






La primera quincena de septiembre acostumbra a ser logísticamente complicada. Aquí la escuela no empieza hasta el día 15, y mientras tu "curso laboral" ya está en marcha, intentas atender a las necesidades, o poner oídos sordos, a unos niños que tienen el me aburro en los labios unas veinte veces al día. Mientras, araño ratitos para poder subir al estudio y ultimar los detalles de la colección. He empezado a empaquetarla para que viaje a Galicia la semana que viene. Y voy intentando avanzar en la producción, puesto que esta vez queremos tener más piezas, estamos cosiendo a seis manos, Elena, Marta y yo. Esta vez podréis ver combinados nuestros tejidos habituales de algodón y lino, con denim y lana.

Cuando mi chico llega de trabajar me encierro en el estudio y no salgo hasta que el sol baja. Entre patrones, hilos y entretelas convive mi cámara, porqué a esa hora la luz está muy bonita y disfruto documentando algunos ratos del proceso. Y Rita aparece por ahí tocándolo todo, le gruño e intento volverme a centrar en lo que estoy haciendo. Y, sabiendo que no le dejo mi cámara sin pedir permiso, la coge de la mesa y oigo el click del obturador... hago un soplido y me giro con cara de fiera, y el regaño se me queda entre los dientes cuando me enseña la foto que acaba de tomar con sonrisa pícara.



9.9.14

París en Familia



Los que seguís nuestras aventuras y desventuras por Instagram, ya sabréis que he pasado unos días en París con la familia. La verdad es que éste ha sido un viaje muy importante, puesto que nunca habíamos cogido un avión los cuatro juntos. Y para ello elegimos una ciudad llena de iconos, espacios verdes y fácil de moverse por ella con niños.

Cuando viajo voy un poco a salto de mata, pero esta vez pensé que podría estar bien tomarnos un tiempo de preparación de la aventura junto a los niños. Sacamos de la biblioteca una Lonely Planet Junior de París, vimos pelis en las que saliese nuestro destino, buscamos información y me hice con un Crumpled Map para niños. Así que cogimos el avión súper documentados y con una idea bastante clara de las posibilidades que nos ofrecía nuestra visita a París. Tengo que decir que, aparte de las valiosas recomendaciones que nos dieron algunos amigos, me fueron de mucha ayuda los posts de Begoña de Tea on the Moon hablando de la ciudad.



Si les pregunto a los niños qué destacarían de este viaje, me hablan de la Torre Eiffel, de la Cité des Enfants (dentro de la Ciudad de las ciéncias), del museo Nacional de Historia Natural (espectacular, merece un post aparte), la tienda Bonton (les encantó, pasaron un buen rato ojeando sus cuentos, y les chifló el fotomatón!). Y puestos a destacar actividades para que los niños disfruten, yo añadiría pasar la tarde en los jardines de Luxembourg o, aunque sea tremendamente turista, regalarse un paseo en un bateau mouche es muy agradable, también una pequeña creperia en la rue Mouffetard que nos recomendó un amigo, y disfrutar del ambiente de un domingo por la tarde en el canal de Sant Martin.

Un paseo por París a ritmo de familia, pero sin lugar a dudas con los mejores compañeros de viaje del mundo mundial!





5.9.14

seeds



Podría ser bonito llegar a la vejez junto a un jardincito asalvajado relleno de flores espléndidas, desordenadas por aquí y por allí. Y yo, con mi pelo color ceniza, protegida bajo las alas de un enorme sombrero de paja, con unas tijeras de podar entre mis dedos nudosos, haría ramilletes justo a esa hora en la que el rocío empieza a evaporarse, ramilletes que iría dejando en preciosos jarrones de cristal por las estancias de mi diminuta casa. Caléndula, lilas, hinojo, dalias, pensamientos, claveles, helecho...

Contemplar las plantas, sus momentos flacos, sus días de descarada exuberancia, su defallecer y su resurgir, me resulta como contemplar la vida lenta, como escuchar el silencio, también. Es el tiempo en circular. Mientras el frío no aprieta y amanece pronto, suelo salir a la terraza a primera hora, los niños todavía duermen y con una taza caliente en una mano y una tostada en la otra, me siento en una silla y me regalo el silencio del despertar, y voy observando lo que va pasando en las macetas que tengo esparcidas por aquí y por allí.

No sé si llegaré a ser una viejecita de rostro amable y jardín de sueño, pero por el momento voy guardando en una lata roja un humilde archivo de semillas. Me fascinan todas las formas posibles de esas pequeñas cápsulas que albergan vida.





Estas dos fotos son del Jardín de las Plantas de París, un lugar para repetir, sin lugar a dudas.

Y como viene al caso, os recomiendo mucho leer esta contra de La Vanguardia.

23.8.14




Si hay un blog que sigo con admiración, ese es el de Anke, Trula Kids. Semanas atrás, poniéndome al día con sus actualizaciones, descubrí la casita de muñecas más bella del mundo. Así que, le di a los niños unos cajoncitos viejos, les enseñé las fotos del blog, y les propuse crear una casita con lo que teníamos a mano. Y esta es nuestra humilde versión de la preciosa casa de muñecas de las niñas de Anke. Me gusta mucho ver que, proyecto sencillos pero concretos, despiertan curiosas reflexiones en los niños.


 

20.8.14

Port de la Selva 08/2014



Quizás una de las mejores decisiones de este Agosto haya sido levantarnos en un día gris  y conducir durante dos horas para ir a visitar a unos amigos. Port de la Selva, filtrado por una capa de nubarrones amenazadores, ha sido de lo más seductor.